ESCLARECER EL SIGNIFICADO DEL TERMINO "BIODIVERSIDAD" 1
Base de una política consciente para su aprovechamiento equitativo y sustentable

Silvia Rodríguez Cervantes 2

Sólo mediante el proceso indagativo que se introduce en el fenómeno y lo aprehende en sus propias determinaciones, se esclarece el concepto y, eo ipso, se libra al término que lo designa de ambigüedad e inexactitud (Calva 1988:35)


INTRODUCCION

Una lectura sistemática del concepto, ámbito y usos de la biodiversidad, según distintos grupos y personas, arroja resultados muy variados. Para empezar, quiero hacer referencia a dos perspectivas que ilustran esa situación:

Un indígena quechua nos dice:

"Para los indígenas, la biodiversidad significa tierra, la cual es sagrada. Ella es nuestra madre de quien hemos surgido nosotros y las demás especies para formar la diversidad de la vida".
 

En cambio, un investigador especializado en hongos, analizando lo que pasa en el mundo desarrollado, señala que: "...una exigente demanda de medios terapéuticos sofisticados más los avances tecnológicos en la práctica del descubrimiento de drogas, ha cambiado el potencial de la biodiversidad de puramente material a un recurso informático.." (Chapela 1994:1). Evidentemente, son dos maneras de ver las cosas y de aproximarse al fenómeno que nos ocupa. Una, desde la perspectiva que integra los valores materiales de la biodiversidad como parte de su cosmovisión; otra, que pragmáticamente reduce la riqueza biótica a las necesidades de una parte del mundo industrial.

Al seguir analizando las ponencias y discursos oficiales vertidos por científicos o políticos en distintos foros, nos percatamos que ni siquiera hay homogeneidad en los conceptos del mundo no indígena. Por el contrario, hay confusión en las definiciones de los elementos que componen la biodiversidad y se continúa el uso reduccionista de sus términos de referencia tal como lo veremos más adelante. Pareciera entonces que nos encontramos frente a un fenómeno lleno de ambigüedades dándose entonces un uso arbitrario de la esencia de la palabra 3.

La situación no tendría mayor repercusión si estuviésemos hablando de un objeto de estudio intrascendente. No obstante, la importancia de la biodiversidad para nuestros países en particular y para el mundo en general, por todas sus implicaciones sociales, filosóficas, ecológicas y económicas, no puede dejar de movernos a tratar de iniciar el esclarecimiento de su significado.

En este trabajo, y auxiliada por las leyes de la lógica, trataré de establecer un concepto y redefinición del término "biodiversidad", para precisar sus rasgos esenciales (genéricos), sus diferencias específicas y sus determinaciones históricamente contingentes, a fín de comprender mejor los alcances y limitaciones de las distintas propuestas para su acceso, venta, patentamiento y conservación.

Dos son los beneficios que asumo tendría todo este trabajo de esclarecimiento conceptual para los países ecológicamente ricos, es decir, nuestros países:

a) El primer beneficio, de corte más filosófico, es saber con certeza de qué estamos hablando cuando nos referimos a la "biodiversidad". El acto de poner nombre a las cosas, de redefinirlas y reconceptualizarlas nos permite salir de la "cultura del silencio", por la cual sus miembros no nos atrevemos a decir "nuestra" palabra y sólo aceptamos pasivamente las definiciones y conceptos de otros--por más bien intencionados que sean--, y las reglas del juego que se derivan de tales percepciones. Pronunciar la palabra "biodiversidad", al estilo que Paulo Freire nos enseñó, es pronunciar parte de nuestro mundo, es empezar a dominar lo que nos pertenece, si es que al hacerlo hemos reflexionado en el contenido de la palabra y la hemos contextualizado (Cfr. Freire, Paulo 1972).

b) El segundo beneficio, de corte más pragmático, es el esclarecimiento de los conceptos para la formulación de políticas y legislación en torno a la biodiversidad, su cuidado, utilización, acceso y distribución equitativa de sus recursos. Casi todos nuestros países se encuentran actualmente en este proceso y la delimitación del objeto sobre el cual se legisla es absolutamente necesario, si queremos leyes precisas y operantes.

Ojalá que este trabajo, apenas el paso inicial de un proceso de indagación y consulta que debiera ser amplio y participativo, encuentre eco en los interesados en el tema para que juntos podamos liberar al término de "...ambigüedades e inexactitudes" (supra).

1. HACIA LA REVISION Y RECONCEPTUALIZACION DE LA BIODIVERSIDAD

1.1. EL GENERO PROXIMO Y LA DIFERENCIA ESENCIAL ESPECIFICA DE LA BIODIVERSIDAD

Para iniciar el proceso de revisión partiremos de la definición 4 dada en el texto de la Convención de la Diversidad Biológica (CDB) y en otro documento de importancia internacional, La Estrategia Global de la Biodiversidad. Construídas o no con rigor, esas ideas son el punto de partida para iniciar dicha revisión.

"Por diversidad biológica se entiende la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluídos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y los ecosistemas" (CDB, Art. 2).

"La biodiversidad es la totalidad de los genes, las especies y los ecosistemas de una región" (WRI, UICN, PNUMA 1992:2)

Ahora bien, cuando definimos, lo que hacemos es la identificación y delimitación de un fenómeno que lo hace distinto de otros. Así por ejemplo, si queremos llegar a distinguir la diversidad biológica de otras diversidades propias de elementos no biológicos (abióticos) existentes en la naturaleza, o de elementos socio-culturales, debemos desechar lo heterogéneo y mantener un nivel de generalidad que únicamente abarque a la diversidad que se distingue por tener como denominador común, el principio de la vida.

Aunque los organismos vivos desarrollen procesos físicos y químicos indispensables para mantenerse como tales, esa vida no puede explicarse por medio de las leyes que rigen aquellos procesos. Son las leyes biológicas las que dan cuenta de la forma y función de los organismos vivos, las cuales, por lo tanto, nada tienen que decir para el caso de la materia inorgánica. Los rasgos específicos de los organismos son entre otros: el intercambio de substancias con la naturaleza exterior, el crecimiento, la reproducción y la capacidad de adaptación a las condiciones del medio ambiente.

Lo anterior nos lleva a encontrar como género próximo de nuestro objeto de interés: a los microorganismos 5, las plantas, los animales y el ser humano. Todos ellos tienen como denominador común el ADN (ácido desoxirribonucleico), que dirige su metabolismo para que funcione el cuerpo respectivo y es responsable de la determinación de los rasgos hereditarios, capacidad única de los seres vivos de producir seres muy parecidos a ellos y a sus antecesores (Frankel 1968: 11-12)

Una primera conclusión de este repaso conceptual, nos indicaría que los ecosistemas no son parte de la diversidad biológica. Si por ecosistema entendemos "El complejo dinámico de comunidades de plantas, animales, hongos y micro organismos, y el medio ambiente no viviente vinculado con él.." (WRI, UICN, PNUMA 1992:228) (énfasis agregado), ya estamos añadiendo este elemento del mundo físico que no es explicado por las leyes biológicas ni comparte las diferencias específicas de los seres vivos.

Se entiende que un organismo sin el medio físico no existe, sin embargo, las interrelaciones vendrán después. En sentido estricto no se pueden añadir peras a las manzanas si estamos definiendo a las primeras, a menos que estuviésemos tratando de entender el término "fruta", en un nivel diferente de abstracción, que abarca las propiedades de los dos recursos.

Menos aún podemos aceptar como parte de la biodiversidad a la diversidad cultural (WRI, UICN, PNUMA 1992:3). Decir que la diversidad cultural guarda estrecha relación con la diversidad biológica (WRI, UICN 1992:5) es totalmente cierto y debe ser incluída en su análisis global cuando se inicie el proceso de encontrar interrelaciones al fenómeno inicial; sin embargo, esto no nos autoriza, objetivamente a reducir la diversidad cultural a la diversidad biológica.

De esta manera, hemos depurado y rectificado la definición de biodiversidad y, siguiendo la propuesta de que "Cuanto mayor es la complejidad del fenómeno, cuanto mayor es la riqueza de sus determinaciones, más pobre tiene que aparecer su definición" (Calva 1988:47), diremos en un primer momento que:

"La diversidad biológica, es el conjunto de especies y variedades de microorganismos, flora, fauna y seres humanos, actuando en relación e interdependencia" Esta definición nos basta para distinguir las propiedades suficientes y necesarias que distinguen a la diversidad biológica de la diversidad manifiesta en otros componentes y elementos de la naturaleza física, así como la diversidad cultural creada por los seres humanos en distintos tiempos y espacios.

1.2. CONNOTACIONES DEL TERMINO "BIODIVERSIDAD"

Sin embargo, la definición inicial parece sólo reducir el problema a la etimología de la palabra "biodiversidad". Por lo tanto, falta ahora adentrarnos en el conocimiento de una serie de nuevas connotaciones que la enriquecen pero que están históricamente determinadas, es decir, que se usan

en un aquí y en un ahora concreto, dependiendo, en gran medida, del tipo de conocimiento y tecnología que se utilice y de las demandas sociales por tal o cual producto.

En el cuadro siguiente se presentan las clases o tipos de biodiversidad que actualmente se manejan en distintos artículos y ponencias de los últimos años.

CUADRO No. 1

TIPOS DE BIODIVERSIDAD CONOCIDOS HASTA AHORA:1996
 
POR SU TIPO DE REPRODUCCION POR SU TIPO DE USO  POR SUS PROPIEDADES
Silvestre Cultivada/

Mejorada

Modificada

genética-

mente

Actual o

Probado

Potencial Físicas u

Orgánicas 

Bioquímicas

(Informa-

ción)

Genéticas

CUADRO No. 2

CLASIFICACION DE LA BIODIVERSIDAD POR LA MANERA DE APREHENDERLA
 
HOLISTICAMENTE
PARCIALMENTE
Como recurso estético

Por ej. un paisaje

Por su función sagrada, por ej. como parte de una montaña o un ecosistema determinado Sólo como recurso potencial genético

Sólo como información potencial

Sólo por sus cualidades orgánicas, etc.

Como vemos, una vez que se empiezan a analizar las expresiones concretas actuales de la biodiversidad, podemos entrar a catalogarla en distintos tipos y desde diferentes puntos de vista. De esta manera, podemos entonces ver la riqueza del término en las circunstancias actuales.

Este despliegue analítico también nos sirve para ubicar las distintas posiciones--y confusiones-- que se observan en distintos documentos consultados, y observar cómo se somete la biodiversidad a severas reducciones conceptuales. Para hacer este análisis, utilizaré la misma matriz del primer cuadro para observar y comparar a la luz de ésta el fenómeno reduccionista en cada uno de los autores o documentos escogidos, como ejemplo:

CUADRO No.3

      a) TRATAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD EN EL CONVENIO CDB)
POR SU TIPO DE REPRODUCCION POR SU TIPO DE USO  POR SUS PROPIEDADES
Silvestre       Potencial     Genéticas

Este Convenio, firmado en Río de Janeiro en 1992, pone énfasis en algunas de las propiedades de los elementos de la biodiversidad, según se desprende de su mismo articulado:

Artículo l, al hablar de los objetivos del Convenio menciona varios: los dos primeros, con un horizonte de interés más amplio, se refieren a la "conservación de la diversidad biológica y a la utilización sostenible de sus componentes"; pero después, a renglón seguido, reduce ese espectro al centrar el interés exclusivamente en "la utilización y participación justa y equitativa" de los recursos genéticos (enfasis agregado).

En el Artículo 2, al definir algunos términos de la Convención, entre ellos los "recursos biológicos" va más allá de los recursos genéticos, pues dice que, además de estos, se entienden los organismos o partes de ellos, las poblaciones o cualquier otro tipo de componente biótico de los ecosistemas de valor o utilidad real o potencial para la humanidad.

Entonces ¿por qué centrar el interés de "la utilización y participación justa y equitativa" exclusivamente sobre los recursos genéticos?

Así mismo, aunque los artículos 10 y el 11 hacen referencia a la diversidad biológica en general, hay un énfasis especial en cuanto al acceso a los recursos genéticos (artículo 15); y las referencias a la tecnología y a la biotecnología (artículos 16.3 y 19) hacen alusión a los recursos genéticos, únicamente, y dentro de estos, a los silvestres.

Con suficientes razones, ONGs como RAFI (Rural Advancement Fund International) y GRAIN (Genetic Resources Action International), criticaron duramente el hecho de que la Convención excluyera dentro de su interés los biomateriales colectados en los bancos de los Centros Agrícolas Internacionales, para el mejoramiento agrícola o ganadero.

Después de la Convención, surgieron las más diversas interpretaciones sobre estos temas, provenientes de científicos, diseñadores de políticas, administradores, etc., por las cuales uno puede observar el interés manifiesto en sólo algunas de las expresiones de la biodiversidad. Veamos algunas:
 

 b) Ignacio Chapela (Estudios Rurales y Asesoría, México y National Fungus Collection, US Dept. of Agriculture)


Como vimos en la introducción de este trabajo, Chapela (1994:1) considera que las empresas farmacéuticas estarían centrando el énfasis en la biodiversidad como recurso informático. Del contenido de la ponencia de Chapela y en comparación con nuestra matriz, tenemos lo siguiente:

CUADRO NO. 4

TRATAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD, SEGUN CHAPELA

POR SU TIPO DE REPRODUCCION
POR SU TIPO DE USO
POR SUS PROPIEDADES
Silvestre

      Potencial   Bioquímicas

(Información)

 
 
c) Edgar Asebey: (Representante de Andes Pharmaceutical, Inc. Washington, DC.)
Al referirse a la bioprospección--actividad que enfatiza en los recursos potenciales--, Asebey (1994:3a) dice que mediante ésta se trata de encontrar actividad biológica en el material orgánico de plantas y animales. En vista de que es el material orgánico el objeto de estudio, y no el DNA de estos organismos, es incorrecto, o al menos confuso--continúa Asebey--, referirse a los materiales como "recursos genéticos". En su lugar es más preciso utilizar el término más específico de "productos naturales". (...) Esta es una distinción importante, señala el autor consultado, ya que estos dos usos distintos de la biodiversidad --orgánico y genético-- despliegan o sufren diferentes tipos de protección legal.

El cuadro que nos presenta la postura de Asebey, quedaría esquematizado así:

CUADRO No. 5

TRATAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD, SEGUN E. ASEBEY


POR SU TIPO DE REPRODUCCION
POR SU TIPO DE USO
POR SUS PROPIEDADES
Silvestre
 
 

Cultivada-

Mejorada

    Potencial

Físicas u

Orgánicas

  Genéticas

 

El mismo autor en otro trabajo (Asebey 1992b:11), insiste en que es más apropiado hablar de recursos genéticos con relación a las plantas en el contexto de cruzamiento o manipulación de material genético. El término "recursos biológicos naturales" o "productos naturales", es más apropiado cuando se habla de prospección de la biodiversidad que indica el uso del contenido orgánico y no genético de una planta.

d) Walter Reid (World Resources Institute. Washington, D.C.), en un trabajo en 1992, señala que:

"Los recursos genéticos son especies y variedades de plantas y animales con un valor probado o potencial derivado de los genes que contienen o de los químicos que producen (énfasis agregado). Los recursos genéticos, añade, incluyen plantas medicinales, variedades tradicionales y modernas de cultivos y ganado y sus parientes silvestres".

Indica, además, que los recursos genéticos se distinguen de los recursos biológicos porque su valor se encuentra en la "información que contienen, no en sus atributos físicos" (énfasis agregado). Ejemplo: el arroz es un recurso biológico si es para comer; pero es un recurso genético si es la fuente de un gene utilizado en el fitomejoramiento por su resistencia a una enfermedad.

Otro ejemplo: Una planta medicinal es un recurso biológico si es consumida directamente; es un recurso genético si se le aisla el componente químico activo y se le utiliza como modelo para un nuevo medicamento (Reid 1992:1).

CUADRO No. 6

TRATAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD, SEGUN REID EN 1992


RECURSOS GENETICOS

(Diferencia específica: información)

RECURSOS BIOLOGICOS

Diferencia específica:

atributos físicos

Genes que contiene Químicos que produce Se consume directamente

En un documento más reciente, el mismo Reid (1994: 8-9) trata dos cosas de suma importancia para lo que aquí nos interesa y que tienen que ver con las definiciones de la biodiversidad y las caracteristicas especificas de sus diferentes recursos:

Primero, pareciera que empieza a hacer una diferencia entre lo que son recursos genéticos y lo que son recursos bioquímicos y, por lo tanto, ya no estarían ambos cobijados bajo el común denominador de recursos genéticos, importantes por su información. Así, al hablar del valor económico asociado con la transferencia de materiales genéticos y bioquímicos y de la importancia de la equidad en la distribución de los beneficios, menciona los problemas diferenciales que confrontan los mecanismos para lograr esa distribución, ya sean unos (materiales genéticos) u otros (bioquímicos).

Segundo, se refiere a la dificultad que existe en la misma Convención por la falta de precisión entre lo que son "recursos biológicos" (cuya administración regula el Art. 8.c) y los "recursos genéticos" (acceso regulado por el artículo 15).

CUADRO NO. 7

TRATAMIENTO DE LA BIODIVERSIDAD, SEGUN REID EN 1994:


RECURSOS GENETICOS
RECURSOS BIOLOGICOS
 
RECURSOS BIOQUIMICOS

RECURSOS BIOLOGICOS PROPIAMENTE DICHOS

()u orgánicos?)

Muestras de plantas y animales. Los regula Art. 15 de la CDB, es- pecíficamente en lo que se refiere al consen-timiento previo in-informado del país donante Extractos no regulados por Art. 15 de la CDB, porque no son recursos genéticos estrictamente.

Podrían estar regulados

por Art. 8 que hace referencia a recursos biológicos.

Antes hablaba de que estos recursos se consumían directamente y que no interesaban por su información. )El artículo 8 regularía estos y los recursos bioquímicos?

 

Por la importancia del texto de Walter Reid (1994:8-9), me permito traducirlo libremente:

Esos mecanismos (para lograr esa distribución) confrontan diversos problemas.

Primero, la industria farmacéutica--que es la que recibe la mayor parte de la atención en relación con la Convención de la Biodiversidad--, está dedicada cada vez más a la transferencia de extractos químicos más que a muestras de plantas y animales. En vista de que estos no son estrictamente "recursos genéticos", no están regulados por los requisitos del Artículo 15 (de la Convención) sobre el consentimiento previo e informado del país donante. Por otro lado, el artículo 8 de la Convención autoriza a los países para establecer sus políticas para la regulación y el manejo de sus "recursos" biológicos", así que está dentro de los derechos de los países exigir a los colectores la obtención de un permiso antes de exportar los extractos químicos.

Segundo, los mecanismos que hacen sentido para el uso de químicos en la industria farmacéutica, pueden no tener sentido para el uso de recursos genéticos en la agricultura y la medicina. No hay ninguna dificultad particular asociada con el rastreo del desarrollo de una droga derivada de un extracto de planta o animal. Los países podrían prontamente establecer regulaciones de acceso demandando contratos que estipulen regalías, transferencia tecnológica, requisitos de conservación, siempre que se exporten extractos químicos....

Por otro lado, la transferencia de genes presentan mayores problemas de monitoreo. Una muestra de suelo vendida a una compañía farmacéutica podría contener cientos o miles de microorganismos que podrían ser facilmente cultivados. El suplidor no tendría medios de saber si el microorganismo que produjo un químico valioso vino de una muestra particular y no sabría si el organismo fue transferido a otro usuario (o para otro propósito).

En igual forma, el suplidor no tendría manera de saber si un gene en particular de una muestra de planta provista a un banco de semillas o a una compañía semillera fue eventualmente patentado".

Pareciera entonces que Reid coincide en cierta medida con la postura de Asebey, aunque con mayores precisiones.

1.3. CONCLUSIONES

De esta breve revisión podemos sacar las siguientes conclusiones:

 
Por otra parte, la claridad conceptual es indispensable para conocer las dificultades y posibilidades en el rastreo de cada uno de los tipos de materia prima que sale de los países ecológicamente ricos (Ver Reid 1995 supra) y así se tomen las medidas pertinentes para el control posterior--si es que es posible--, de los productos obtenidos, de su precio y de la distribución equitativa de sus beneficios.

Se deben hacer las aclaraciones que convengan en los artículos de la CDB Nos. 8 y 15 en donde, precisamente por la falta de esa claridad conceptual, la Convención otorga, un estatus y una regulación diferente dependiendo de si son recursos genéticos o bien recursos biológicos, tal como Reid lo hizo notar (Reid 1994:8-9 supra).

Por otra parte, me permitiría señalar mi inconformidad por el reduccionismo al que se somete conceptual y políticamente a la biodiversidad, hecho que me fue evidente al realizar este trabajo.

En primer lugar, la Convención, cuyo objetivo es la conservación de la diversidad biológica, hace caso omiso de un análisis serio y profundo de las formas exitosas de conservarla y mejorarla por parte de las unidades campesinas e indígenas de nuestros países. Menos aun trata de reforzar e impulsar esas formas, tales como bancos de semillas locales, retorno a las formas de multicultivos, agricultura orgánica, etc. Lo que en el cuadro resumen menciono como "biodiversidad cultivada" está ausente en los términos de la Convención.

En segundo lugar, y siempre en el terreno del reduccionismo, es la diversidad silvestre la que ocupa un lugar tácito y privilegiado, para ser buscada por medio de la "bioprospección", como materia prima de la biotecnología a la que también se da un lugar especial en los diferentes artículos de la Convención, como si la ciencia y la tecnología occidental fueran las únicas respuestas al problema de la erosión genética.Kloppenburg (1995:ll) nos enriquece con su interpretación sobre este reduccionismo al señalar que "... un principio metodológico de la investigación científica es la separación de un problema en partes manejables pero, además, la búsqueda de aquellos elementos que proporcionen el mayor grado de control sobre el fenómeno de interés. Este principio, continúa, es extremadamente poderoso, pero también fundamentalmente anti-sistémico". Esto, interpreto yo, haría sumamente difícil el tratamiento de la biodiversidad.

9. Por último, quiero manifestar estas tres preocupaciones:

La primera en cuanto a que el interés por la biodiversidad se reduzca a razones meramente mercantiles y los peligros que esto representa una vez que las empresas no necesiten del bosque tropical para obtener sus medios de producción.

La segunda, en estrecha relación con la anterior, en cuanto a que el paradigma científico occidental, pareciera encaminarse más a la protección de los recursos de interés comercial, uno por uno, como se hacía en el pasado--cuando el concepto de biodiversidad ni siquiera existía-- y menos a la protección de la diversidad biológica en su conjunto y como parte de un ecosistema específico.

La tercera, en cuanto al cuestionamiento que algunos estudiosos de este tema (Ver Simpson et all 1994, Alper 1994, Reid, W. 1995), empiezan a hacer sobre la efectividad de los contratos de bioprospección para la conservación del bosque tropical.

2. HACIA LA CONSTRUCCION DE UN CONCEPTO DE BIODIVERSIDAD

Para terminar esta exposición y haciendo uso de los aportes hechos por más de una decena de autores consultados para este trabajo 6, llego a la siguiente proposición como propuesta y punto de partida para la discusión conceptual sobre lo que como grupo entenderemos por Biodiversidad:

La biodiversidad es un concepto abstracto que nos refiere a la variabilidad de todas las formas de vida, interactuando, apoyándose, neutralizándose, acicateándose en una lucha diaria constante.

La biodiversidad no es un recurso como tal sino el conjunto de recursos y de otros elementos vivos de la naturaleza todavía desconocidos en sus funciones. Es inexacto entonces hablar de que la "biodiversidad se vende", o que la "biodiversidad es el petróleo verde". Lo que las compañías farmacéuticas compran, por ejemplo, no es biodiversidad en general sino muestras específicas de suelo (en la búsqueda de microorganismos), o de plantas, de animales y hasta de seres humanos, cuya variabilidad puede ser muy rica en los trópicos.

Quizás la única forma en que podemos hablar de la biodiversidad como recurso es bajo su cualidad estética, es decir, cuando una empresa turística "vende" un paisaje por el cual se goza de la confluencia de muchos de los elementos de la naturaleza o cuando todo un ecosistema, como una montaña, forma parte de algo sagrado. De otra manera, al hablar de recursos, tenemos que referirnos a cada uno de los elementos materiales, uno por uno y a las propiedades que tiene y que son objeto de interés actual o potencial.

Cualquier elemento vivo de la naturaleza, no puede ser lo que es sin la concurrencia de muchos otros componentes igualmente bióticos pero también abióticos. Hay una interrelación inextricable entre unos y otros. Podríamos utilizar aquí el término sinergia que nos hace pensar "en el concurso activo y concertado de varios órganos para realizar una función". En esta figura, el todo es diferente de las partes; sin embargo las partes hacen el todo y al estar unidas forman un corpus diferente que se potencia y potencia a sus partes. A estas alturas estamos hablando ya de algo más que de biodiversidad. Nos estamos refiriendo a un ecosistema.

En esta concurrencia es también determinante la relación que tiene el ser humano y las sociedades que integra, las cuales deciden los tipos de uso, cuidado y deterioro que dan a los recursos y demás elementos y componentes de la naturaleza. Es importante destacar que no hay un uso homogéneo por parte de las distintas sociedades y culturas de cada época. Cada elemento de la naturaleza puede ser "leído" (conocido, apreciado, utilizado) por cada persona o grupo de personas, de acuerdo a su interés específico o de acuerdo a los alcances que en ese momento provea la ciencia y la tecnología. Entonces hablamos de que una misma semilla, por ejemplo el frijol, puede ser apreciado y utilizado por sus propiedades fisicas )u orgánicas? como alimento. En ocasiones puede ser apreciado y utilizado como adorno por sus cualidades estéticas, para formar parte de un muñeco o algun cuadro. En otras se le aprecia por sus cualidades genéticas o químicas y entonces, gracias a la biología molecular o a la ingenieria genética, se utiliza únicamente una de sus propiedades para extraerla o aislarla y mejorar con ella alguna otra especie vegetal.

El problema empieza cuando las necesidades de unos, generalmente los países ecológicamente pobres, imponen sus necesidades a los países ecológicamente ricos, como tradicionalmente ha sucedido. El enfoque impuesto reduce el potencial de la enorme riqueza biológica a la cual sólo se la "lee" como información bioquímica o como gene desarticulado. Esa forma de tratar a la biodiversidad sólo como recurso genético (informativo o para trasplantar un gene a otro organismo), no es consecuente ni con la conservación de la biodiversidad como un todo, ni con la distribución equitativa de sus recursos.

Nosotros, como países ecológicamente ricos, debemos tener clara conciencia de todos estos significados--contenidos en los contratos, en las leyes, en las propuestas--, y que van muchísimo más allá de la fría definición etimológica de lo que es la palabra "biodiversidad". Es por eso que es importante esclarecerla, desentrañarla y reconceptualizarla para así poder luchar adecuadamente por sus beneficios.
 



Notas:

1. En: Ciencias Ambientales. No. 13, noviembre de 1997. Ed. Fundación Universidad Nacional. Heredia, Costa Rica.

2. Catedrática. Escuela de Ciencias Ambientales. Universidad Nacional. Heredia, Costa Rica.

3. Hegel, señala que la "...distinción o división de la naturaleza en conceptos, sólo resulta objetiva cuando se apega a las propiedades de las cosas mismas, cuando se ciñe a la esencia de éstas y no es simplemente arbitraria" (Hegel 1974:700-710, citado por Calva 1988:33).

4. La definición es apenas el momento más simple del concepto; sólo fija los atributos fundamentales que caracterizan al fenómeno en todas las formas y momentos de su existencia. Pero el concepto debe desenvolverse desde esta simple determinación abstracta del fenómeno hacia lo concreto, aproximarse progresivamente a la aprehensión de sus múltiples propiedades, modalidades y fases del desarrollo. Su objetivo no sólo consiste en reflejar al fenómeno en forma distintiva sino también dialéctica (Hegel: 1974:704s, citado por Calva 1988:33).

5. Los microorganismos se encuentran en la zona límite entre lo vivo y lo inerte. En el caso de los virus, por ejemplo, pueden comportarse a veces como moléculas sin vida y a veces como organismos vivos (Frankel 1968:15)

6. Además de los autores citados en el cuerpo de este trabajo, he consultado algunos más que a continuación se mencionan, que sirvieron de base de información y de reflexión: Downes, 1994; Haila y Kouki, 1994; Heal, 1994; Kushan, 1994; Lakshman 1994; Montecinos 1992; Norton 1994; Putterman 1995; Reid, W. 1995; Simpson et all 1994; Simpson et all 1994b; Sittenfeld 1994; Stone 1994; Tomi y Solis 1995; y Shiva 1993.



REFERENCIAS Alper, Joseph. (1994). Drug Discovery on the Assembly Line. En: Science. Vol. 264. Pps. 1399-1401. June.

Asebey, Egard. (1994a). Andes Pharmaceuticals, Inc., a new model for Bd. Prospecting. En: Paho/IICA Conference on Biodiversity, Biotechnology and Sustainable Development. San José, Costa Rica, Abril 12-14.

Asebey, Edgard. (1994b). Indigenous Rights and Intellectual Property: Towards Equitable Compensation. En: Paho/IICA Conference on Biodiversity, Biotechnology and Sustainable Development. San José, Costa Rica, Abril 12-14.

Calva, José Luis. (1988). Los campesinos y su devenir en las economías de mercado. Ed. Siglo XXI. México, D.F.

Chapela, Ignacio. (1994). Bioprospecting in the information age: a critical analysis of pharmaceutical searches through biodiversity. Ponencia presentada en el Simposio: Biodiversidad, Biotechología y Desarrollo Sostenible. PAHO-IICA. San José, Costa Rica, Abril 12-14, 1994.

Downes David. Owning & Trading Biodiversity: Immediate and Long-Term Issues. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Frankel, Edward. (1968). DNA, el proceso de la vida. Ed. S. XXI. México, D.F. (traducción del inglés)

Freire, Paulo. (1972). La pedagogía del oprimido. Siglo XXI, Ed. Tierra Nueva. Buenos Aires, Argentina.

Haila, Y., y Kouki, J. (1994). The phenomenon of biodiversity in conservation biology. Ann. Zool. Fenn. 31:5-18.

Heal, G.M. (1994). Markets and Biodiversity. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Kloppenburg, Jack. (1995). Does Technology know where it´s going?. Manuscript. Draft. Dept. of Rural Sociology. University of Wisconsin-Madison. USA

Kushan, Jeffrey. (1994). Commercializing Biodiversity: the issue of Intellectual Property Rights. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Lakshman, Guruswamy. (1994). Legal Obligations Protecting Biodiversity and the Convention on Biological Diversity. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Montecinos, Camila. (1992). Facing the challenge of grassroot conservation. En: David Cooper, Renée Vellvé y Henk Hobbelink, ed. Growing biodivesity. Intermediate Technology Publications. Gran Bretaña.

Norton, Bryan. (1994). Biological Resources and Endagered Species: History, Values and Policy.Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Putterman, Daniel. (1995). Model Material Transfer Agreements for Equitable Biodiversity Prospecting. Ponencia presentada en el Global Biodiversity Forum. UICN, WRI, UNEP. Jakarta, Indonesia. 2-3- de noviembre de 1995.

Reid, Walter. (1992). Genetic Resources and sustainable agriculture: creating incentives for local innovation and adaptation. Ponencia presentada en el taller: Derechos de Propiedad, biotecnología y recursos genéticos. Nairobi, Kenia. Junio 10-14.

Reid, Walter. (1994). Reversing the loss of biodiversity: an overview of international measures. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Reid, Walter. (1995). Biotechnolgoy, Technological Dhange, and Regulation of Access to Genetic Resources. Paper presented at: Workshop on Regulating Access to Genetic Resources. Global biodiversity Forum. Jakarta, Indonesia.

Simpson, D., Sedjo, R., Reid, John. (1994). The commercializacion of indigenous genetic resources: values, institutions and instruments. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Simpson, D., Sedjo, R., Reid, John. (1994b). Valuing Biodiversity: an application to genetic prospecting. Discussion Paper 94-20. Resources for the Future.

Shiva, Vandana. (1993). Biodiversity, a third world perspective. Third World network.

Sittenfeld, Ana. (1994). Biodiversity Prospecting Frameworks: The INBio Experience in Costa Rica. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Stone, Christopher. (1994). What to do about biodiversity: Property rights, public goods and the earth´s biological riches. Paper presented at: Biological Diversity--Exploring the Complexities. March 25-27, 1994. Tucson, Arizona.

Tomi Tuomasjukka, T. y Solís, V. (1995). Marco conceptual de la biodiversidad: implicaciones políticas. En: Biodiversidad, su tratamiento en Centroamerica. Fundación Ambio. San José, Costa Rica.

World Resource Institute (WRI), The World Conservation Union (UICN), y United Nations Environment Program (UNDP). (1992). Global Biodiversity Strategy. Guidelines for action to save, study, annd Use Earth´s Biotic Wealth Sustainably and Equitably.
 


1